¿Cuál es el mejor termómetro para bebés?

cuales son los mejores termometros de bebes

Si la fiebre es una preocupación para todos los padres, con el cambio de tiempo y la llegada del frío, encontrar un método fiable para medir la temperatura de nuestro bebé se convierte en algo imprescindible.

Sin embargo, en el mercado podemos encontrar una gran variedad de termómetros

y no siempre sabemos cuál es mejor para nuestro hijo. Aquí tienes una guía para conocer cuál es el mejor termómetro, más rápido y preciso.

Tipos de termómetros

Termómetros de mercurio: Los más utilizados en el pasado, actualmente están desaconsejados por las autoridades sanitarias. Aunque ofrecían una de las medidas más fieles, eran muy lentos y el peligro que suponía en caso de rotura ha llevado a la desaparición de este tipo de termómetros.

De hecho, desde el 10 de abril de este año ya no pueden fabricarse ni venderse termómetros de mercurio en toda la Unión Europea. Si tienes aún alguno por casa y quieres deshacerte de él, ten en cuenta las recomendaciones de seguridad.

Termómetro de tira plástica: Menos comunes que el resto, permiten saber de forma rápida, aunque de manera menos precisa, si el niño tiene fiebre o no. Se colocan en la frente de nuestro bebé y cambian de color en función de la temperatura del niño.

Termómetros digitales: Este termómetro mide, gracias a unos sensores de calor, la temperatura corporal de los bebés. Permiten medir la temperatura en la axila, por vía oral o rectal. Aunque la mayoría son muy similares, cabe destacar las diferencias en los métodos de medición.

–          Rectales: una de las vías más seguras y fiables de controlar la temperatura de nuestro bebé. Muchos médicos recomiendan el control diario de la temperatura por esta vía hasta los 3 meses de edad y, en todo caso, es aconsejable  incluso en niños de hasta 2 años. Sin embargo, muchos niños no aguantan tranquilos la medición de la temperatura por vía rectal.

–          Axilares: una forma más cómoda de medir la temperatura es debajo de la axila, aunque no es tan fiable como por vía rectal. Es necesario que el bebé esté quieto durante la toma de la temperatura, por lo que aprovechar mientras duerme es una buena opción.

–          Orales: para medir la temperatura por vía oral, el termómetro debe situarse debajo de la lengua, por lo que el niño no será capaz de mantenerlo hasta los 4 o 5 años. Si tu hijo es más pequeño, evita esta manera de medir la temperatura.

Termómetros de frente o de oído: Funcionan con infrarrojos y miden la temperatura, bien del canal auditivo, bien de la arteria temporal en la frente. Son cómodos de usar, porque sólo hay que colocarlo en la frente o en el oído, y nos ofrece una temperatura rápida en cuestión de segundos.

Son muy fiables, si se mide la temperatura correctamente. Al funcionar por infrarrojos debemos dejar el termómetro unos minutos en la misma habitación que el niño antes de realizar la medición, prevenir cambios bruscos de temperatura (tanto en el termómetro como en el niño, evitando las mediciones, por ejemplo, tras un baño) y procurar que el lector esté correctamente limpio (no limpiarlo tocándolo o soplando).

Muchos de estos termómetros incorporan tecnología digital que permite realizar un seguimiento de las mediciones en nuestro smatphone, o utilizarlos también para medir la temperatura de la comida del bebé o del agua de la bañera.

Termómetros chupete: Este tipo de termómetros van incorporados a un chupete, de manera que registran la temperatura mientras el niño lo tiene en la boca. Es importante que vigilemos que el chupete se mantiene en la boca de nuestro bebé durante la medición, pero son muy cómodos, sobre todo en niños pequeños, aunque no son tan fiables como otros.

 

Algunas recomendaciones para medir la temperatura de tu bebé

La principal recomendación para realizar la medición de la temperatura de tu bebé, y saber si de verdad tiene fiebre o no, no le tomes la temperatura ni después de haberle bañado, por ejemplo, ni si está muy tapado, ya que modificaría la lectura de la temperatura real de tu bebé. Además, lee todas las recomendaciones del fabricante antes de utilizarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *