Características del parque de juegos

parques infantiles de bebes

Debe tener un armazón resistente y estable para que el niño no pueda volcarlo ni desplazarlo

La superficie del suelo debe ser almohadillada o en su defecto colocarle una mantita para que sea un suelo mullido y como para el bebé

Las red de los laterales de los parques de bebes deben cumplir la normativa europea y tener el diámetro establecido por las autoridades

Es ideal que el parque de juegos sea modular, es decir, que se pueda ampliar o reducir en cuanto a tamaño, así un mismo parque se puede dividir en dos y crear dos espacios de juegos en diferentes habitaciones de la casa.

¿En que debes fijarte cuando compres un parque infantil bebe?

  • Las partes del parque no deben tener bordes afilados
  • El mecanismo de montaje y desmontaje debe ser fácil y comprensible para cualquier persona
  • La superficie del suelo así como laterales deben ser mullidos para amortiguar posibles golpes o caídas del bebé
  • Debe ser estable y no vencerse hacia ningún lado a pesar de que el bebé se apoye o ejerza toda su fuerza en alguno de los lados
  • Si tiene ruedas debe llevar incorporado frenos de forma independiente
  • Las fundas que pueda tener deber ser lavables, ya sabemos todos que con los bebés los vómitos son frecuentes.

Parque de juegos: su utilización

  1. Los parques infantiles para bebés están destinados para que los bebés permanezcan en él durante algunos ratitos al cabo de del día.
  2. Es un espacio o rincón que debe ser un momento lúdico para el niño y que se acaba convirtiendo en uno de sus sitios preferidos porque en él encontrará sus juguetes favoritos.
  3. Cumple la finalidad de dar confianza y autonomía al bebé y que no dependa constantemente de los brazos de la madre o del padre.

Para mí resultó fundamental el haberlo adquirido porque me permitía tener tiempo para hacer las labores de la casa y preparar sus comidas ya que me pasé muchas horas sola y sin el parque no hubiera podido hacer absolutamente nada ya que debería estar permanentemente vigilando al bebé.

Y siendo sinceras, porque me permitía descansar a mí a ratos e incluso ir al baño sin tener que llevarme al niño, lo cual hay que reconocer que es un engorro.

Consejo: Para evitar que el niño rechace el parque se le debe ir introduciendo en el de forma progresiva, al principio estando visualmente nosotras con él para que no sienta el momento de separación y poco a poco irle dejando en el parque infantil de bebes durante más espacio de tiempo y desapareciendo a ratitos de su campo visual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *